Mindfulness


FullSizeRender

El Dr. Agustí Guisasola con el Dr. Jon Kabat-Zinn, el creador del Programa de Entrenamiento en Mindfulness MBSR

“Cuando realicé, como alumno, mi primer curso de mindfulness lo tuve claro, quise compartir esa maravillosa enseñanza con los demás. Por ello me continué formando y así me convertí en uno de los pioneros en impartir cursos de atención plena en España. Aunque la meditación formal tiene muchos beneficios, vivir con atención plena te cambia la vida pocos meses después de acabar un programa de entrenamiento de 8 semanas en mindfulness”.

Mindfulnes o Atención Plena es un estado mental meditativo aplicado a la vida cotidiana. Esto se logra a través de una mente enfocada en el presente, siendo consciente de todo lo que acontece de una forma sensorial, cognitiva y emocional sin juzgar lo percibido.

Etimológicamente Mindfulness es la traducción inglesa de Sati una palabra que en lengua pali significa “atención plena” o “conciencia plena”.

El primero en divulgar y poner nombre occidental a Sati fue el monje budista Thich Nhat Hanh a través de su libro El Milagro de Mindfulness (1975) y su reconocimiento científico/terapéutico vino -en los años noventa- de la mano de John Kabat-Zinn del Centro Médico de la Universidad de Massachusetts. Kabat-Zinn creó un programa de entrenamiento contra el estrés llamado MBSR (Mindfulness Based Stress Reduction) y por el que es conocido el Mindfulness en Occidente.

La calidad de la atención es tan importante que el ilustre filósofo y padre de la psicología moderna William James, en su obra Principios de Psicología le dedicó todo un capítulo. Dijo que: “La capacidad de traer de vuelta voluntariamente una atención errante una y otra vez, es la raíz misma del juicio, el carácter y voluntad. De hecho, una educación que agudice la atención sería la educación por excelencia”. Esa misma atención traída de vuelta cada vez que nos distraemos es lo que llamamos “meditar”.

De gran utilidad como técnica terapéutica y de crecimiento personal, Mindfulness nos enseña a centrar nuestra atención en el aquí y en el ahora y a percibir qué sentimos o qué pensamos; rechazar automatismos y desarrollar un estilo de vida más consciente. Nos ayuda a ser imparciales, ecuánimes, a no juzgar los hechos, sino simplemente a reconocerlos y crear distancia. Evita que demos vueltas al pasado, que no se puede cambiar, y al futuro, que todavía no ha llegado, centrándonos en el presente que es desde donde únicamente se puede vivir.



VÍDEO: para cambiar el idioma de los subtítulos haz clic debajo del vídeo al lado del play.

 

 

Compartir en: